Dejar de echar la siesta

¿Cuándo deben los niños dejar de dormir la siesta con regularidad?

El sueño es esencial para el bienestar de los niños. El sueño no sólo favorece la salud general del niño, sino que también afecta a su estado de ánimo y a su capacidad de aprendizaje durante el día. La falta de sueño puede tener repercusiones a largo plazo en el futuro rendimiento académico del niño y salud emocional.

A medida que los bebés y los niños crecen, la cantidad de sueño diario que necesitan disminuye. Estas necesidades de sueño se distribuyen inicialmente entre las siestas y el sueño nocturno, pero ¿a qué edad deben los niños dejar de dormir la siesta?

La edad exacta varía entre los niños, dependiendo de factores como la asistencia al preescolar, la madurez y los hábitos de sueño nocturno. A los tres años, casi todos los niños siguen durmiendo la siesta al menos una vez al día. El 60% de los niños de cuatro años sigue durmiendo la siesta. Sin embargo, a los cinco años, la mayoría de los niños ya no necesitan la siesta, ya que menos del 30% de los niños de esa edad siguen haciéndola. La cifra disminuye aún más a los seis años, cuando menos del 10% de los niños duermen la siesta. Casi todos los niños dejan de dormir la siesta a los siete años. Si su hijo sigue durmiendo la siesta con regularidad a los siete años, consulte a su pediatra para confirmar que no hay problemas de salud del sueño subyacentes.

¿Cuándo deben dejar de dormir la siesta los niños?

Como la edad varía cuando los niños dejan de dormir la siesta, es importante que los padres estén atentos a las necesidades de sus hijos. En general, los niños deben dejar de dormir la siesta cuando ya no la necesitan para sentirse con energía para un día completo.

Muchos niños dejan de dormir la siesta de forma natural. Hay varias señales que indican que un niño está listo para dejar de dormir la siesta:

  • Tienen dificultad para dormirse a la hora de la siesta. Los niños que ya no están cansados durante el día -y que tienen un estado de ánimo constante durante los días sin siesta- pueden tener dificultades para dormirse cuando llega la hora de la siesta. Por ejemplo, los niños pueden jugar o cantar mientras están acostados en la cama, o simplemente no se duermen. Si un niño está inquieto durante este tiempo, puede indicar que todavía necesita la siesta, pero puede ser necesario ajustar el momento en que se produce la siesta.
  • Tiene dificultades para dormirse por la noche.
  • La siesta durante el día puede
  • retrasar la capacidad de su hijo para conciliar el sueño, dejándolos con menos sueño en general. La duración de la siesta puede reducirse para ayudar a los niños a tener sueño a la hora de acostarse. Evite retrasar la hora de acostar a su hijo. En su lugar, controle cuándo el niño tiene sueño y acuéstelo a esa hora. En general, es más aconsejable acortar las siestas que retrasar la hora de acostarse.
  • Se despiertan temprano. Dormir la siesta durante el día cuando ya no es necesario puede hacer que su hijo esté totalmente descansado mucho antes de la hora de despertarse por la mañana. Si su hijo sigue necesitando la siesta pero se despierta temprano, intente acortar sus siestas en lugar de eliminarlas por completo.
  • No muestran signos de somnolencia en los días sin siesta. Si su hijo no bosteza ni se esfuerza por mantenerse despierto durante el día, y no se pone de mal humor por la noche, es posible que esté preparado para dejar de hacer siestas.
  • Ya no duerme la siesta en absoluto. Durante su hora de siesta programada, pueden seguir jugando o leyendo sin signos de somnolencia.

¿Cuándo necesitan los niños la siesta?

Los bebés, hasta el año de edad, duermen la siesta entre 1 y 4 veces al día. A medida que el cerebro madura, cada vez son menos las se requieren menos siestas. A los 18-24 meses, los niños sólo necesitan una siesta al día. Los niños que duermen la siesta a primera hora de la tarde con una duración determinada de menos de 60 minutos se ha observado que el niño duerme bien por la noche. Sin embargo, las siestas no deben acortarse si el niño duerme bien a la hora de acostarse.

Hay algunos signos claros de que su hijo no está preparado para dejar de dormir la siesta. Los niños cuyo comportamiento cambia negativamente por las tardes -por ejemplo, se vuelven más irritables o están más cansados- probablemente no estén preparados para dejar de dormir la siesta. La falta de sueño puede afectar negativamente a sus emociones. Si a tu hijo le cuesta mantenerse despierto durante el día después de una noche completa de sueño, es probable que siga necesitando una siesta diaria. Puedes reducir la duración de la siesta para ayudarle a prepararse para la transición de los hábitos de la siesta.

¿Cómo se hace la transición para que los niños dejen de dormir la siesta?

La transición para dejar las siestas puede llevar tiempo. En lugar de dejar las siestas por completo, sustituir la hora de la siesta por un tiempo de tranquilidad puede permitir a los niños elegir si quieren dormir o jugar tranquilamente. Muchas guarderías y centros preescolares ofrecen este tiempo de tranquilidad para los niños.

Al igual que la hora de la siesta, el tiempo de tranquilidad debe estructurarse en un lugar específico y establecerse para un período de tiempo concreto. Si no están durmiendo la siesta, los niños deberían tener una actividad estimulante para poder dormir por la noche. Ofrezca a su hijo la posibilidad de elegir actividades tranquilas como leer, armar un rompecabezas o colorear. Tanto si duerme como si no, un periodo de descanso puede ayudar a la consolidación de la memoria y la recarga para el resto del día.

Evite sustituir la hora de la siesta por actividades que induzcan a la somnolencia, como conducir o ver la televisión. Los padres también deben evitar las actividades ruidosas para animar al niño a jugar en silencio. Los ruidos fuertes pueden hacer que el niño abandone su espacio de tranquilidad.

¿Cómo cambia el sueño sin las siestas?

Cuando los niños ya no duermen la siesta, pueden necesitar más sueño por la noche. Se recomienda que los padres adelanten la hora de acostarse a los niños que ya no duermen la siesta para que tengan la cantidad de sueño necesaria. Dado que los niños en edad preescolar necesitan hasta 13 horas de sueño la hora de acostarse puede tener que adelantarse a las 18:00 o a las 18:30, dependiendo de la hora a la que su hijo tenga que despertarse.

Para fomentar el sueño, se recomienda que los padres establezcan una hora de acostarse regular rutina para sus hijos. Una rutina nocturna puede incluir la merienda, la higiene, como lavarse los dientes o bañarse, y la lectura o el canto de canciones de cuna.

Las siestas ocasionales pueden seguir ocurriendo después de que los niños ya no tengan una hora de siesta programada. Los brotes de crecimiento, los cambios de rutina y la escuela pueden afectar la somnolencia de su hijo. La vuelta a las siestas no suele ser un problema siempre que el tiempo de siesta sea estructurado y no afecte al sueño nocturno del niño.

Tenga en cuenta que, a medida que su hijo crece, el tiempo de tranquilidad sigue siendo un elemento importante en la vida de los niños. Además, ten en cuenta que la siesta en los adolescentes se ha demostrado que está relacionado con una disminución del sueño nocturno y del sueño en general.

Asegúrese de consultar a su pediatra si le preocupan los hábitos de sueño de su hijo, o si se producen cambios graves y repentinos en el hecho de que su hijo duerma mucho o poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.