5 formas en las que el perfeccionismo puede frenar tu viaje de pérdida de peso

Cuando decides que quieres ponerte sano y cambiar tu dieta, puede que acabes poniendo toda tu energía y concentración en conseguir tu objetivo. De repente, esos fines de semana con los amigos en el pub se convierten en horas en el gimnasio, las comidas fuera con la familia se convierten en ensaladas en casa y te encuentras faltando a eventos de trabajo para asegurarte de no «caer en el intento». Aunque establecer objetivos y centrarse en ellos es algo estupendo, estar «demasiado centrado» en estos objetivos puede acabar frenando su consecución.

Perfeccionismo inútil describe el hecho de que una persona se fije estándares u objetivos muy elevados para sí misma y persiga estos estándares elevados a pesar de las consecuencias negativas que surgen (por ejemplo, sentimientos de agotamiento o sensación de desánimo y ansiedad). A menudo, el perfeccionismo inútil implica centrarse en una (o dos) áreas de la vida en detrimento de todas las demás. Por lo tanto, en lo que respecta a los objetivos de pérdida de peso y salud, el perfeccionismo inútil significaría que tal vez te fijes objetivos o estándares muy estrictos (por ejemplo Tengo que perder 10 kg en los próximos 2 meses o ponerme la ropa que no me he puesto en 5 años en los próximos 4 meses) y además te centras en estos objetivos en detrimento de otras áreas de tu vida como tu vida personal o tu vida profesional.

Así pues, aunque establecer objetivos puede ser algo positivo, el perfeccionismo inútil puede impedir que te sientas lo mejor posible y que alcances o mantengas tus objetivos. Esta es la diferencia entre el establecimiento de objetivos útiles y el perfeccionismo inútil:

El perfeccionismo inútil puede impedirte alcanzar tus objetivos de muchas maneras. Aquí tienes 5 formas en las que el perfeccionismo inútil te está frenando:

1. El perfeccionismo puede afectar negativamente a tu estado de ánimo

Las investigaciones indican que el perfeccionismo puede hacerte más propenso a experimentar depresión o baja autoestima. A menudo, los perfeccionistas basan su valor o su autoestima en si han logrado o están logrando sus objetivos. Esto puede significar que cuando estás «en el camino» y lo haces bien puedes sentirte bien contigo mismo, pero cuando no estás «en el camino» acabas sintiéndote desesperado o muy deprimido contigo mismo. Puede ser mucho más difícil perseguir tus objetivos cuando te sientes deprimido o estresado y puedes incluso sentirte inclinado a abandonar tus objetivos si sientes que no estás progresando lo suficiente. Experimentar un estado de ánimo bajo o poca confianza en uno mismo también puede hacerte más propenso a los atracones o a comer por comodidad, saboteando tus objetivos de salud y peso.

2. Te rindes o lo dejas para más tarde porque el cambio te parece demasiado desalentador

Cuando los objetivos que nos hemos fijado nos parecen demasiado aterradores o difíciles de alcanzar, puede ser fácil que nos rindamos del todo. Por eso, si tienes un nivel de exigencia poco realista y te pones metas muy difíciles, es menos probable que tengas éxito. Por ejemplo, puedes pensar que «Tengo que llegar tan lejos que no tiene sentido ni siquiera intentarlo» y entonces renuncias a tu objetivo. O puede que pienses «Tengo tantas cosas que cambiar y conseguir que mejor lo dejo para la semana que viene, unos días no van a suponer una gran diferencia«. Por eso, establecer objetivos pequeños y manejables es mucho más útil que pretender hacer cambios muy grandes y muy rápidos. Si no consigues hacer esos grandes cambios muy rápidamente, podrías renunciar a intentar cambiar del todo.

3. Te obsesionas demasiado con el número de la balanza

Cuando estás muy centrado en lograr un objetivo, también puedes llegar a estar muy centrado en medir y ver los resultados. Por lo general, en un viaje de pérdida de peso, esto puede significar obsesionarse con el número que se ve en la balanza. Esto puede ser muy perjudicial. Nuestro peso puede cambiar por una serie de razones que no tienen nada que ver con el aumento o la pérdida de grasa. La cantidad de agua que hemos bebido (y lo hidratados que estamos), si hemos defecado y cuánto hemos ido al gimnasio (el músculo es más denso que la grasa) pueden afectar a nuestro peso. Sin embargo, si te has obsesionado con tu peso y ves que el número sube en la báscula, puedes acabar sintiéndote desinflado y decaído. Puedes pensar que «todo este trabajo es para nada, esto ni siquiera está funcionandog» y abandonar tus objetivos cuando tu aumento de peso no tenía nada que ver con el aumento de grasa. De hecho, sólo era que estabas más hidratado o habías ganado algo de masa muscular. En segundo lugar, obsesionarse demasiado con tu peso y con un número en la báscula también puede conducir a patrones y pensamientos alimentarios desordenados. Es importante que no intentes pesarte más de una vez a la semana, ya que esto puede llevar a pensamientos obsesivos sobre tu peso y también a que le des demasiada importancia a las pequeñas fluctuaciones en la báscula.

4. Pasas mucho tiempo castigándote

El perfeccionismo inútil tiende a implicar una gran presión sobre ti mismo para lograr tus objetivos. Además, muchas personas intentan motivarse para conseguir sus objetivos de una forma muy dura y crítica. Todos tenemos una voz interna crítica que reside en nuestra mente y esta voz interna crítica puede significar que somos muy malos con nosotros mismos. Muchas personas tienden a asumir que siendo poco amables consigo mismos, se motivarán para hacer cambios en su vida. Sin embargo, para muchas personas, ser duros consigo mismos significa en realidad que acaban experimentan un estado de ánimo bajo, poca confianza y se sienten mal consigo mismos, y son menos capaces de hacer frente a los factores de estrés y a los retos de su vida. Cuando se trata de un viaje de salud y pérdida de peso, ser duro con uno mismo puede significar que se sienta mal consigo mismo y que acabe recurriendo a la comida (o al alcohol) para hacer frente a sus emociones negativas. Esto puede convertirse en un círculo vicioso, por lo que es importante practicar la autoaceptación y la positividad.

5. No disfrutas del viaje ni del día a día

Una desventaja importante del perfeccionismo inútil es que puede impedirte disfrutar de tu vida cotidiana. Puedes acabar concentrándote tanto en tus objetivos que rechaces las invitaciones a cenar, dejes de ver a tus amigos y familiares, rindas poco en el trabajo y la vida acabe volviéndose aburrida y repetitiva. Puede decidir que sólo volverá a hacer cosas cuando llegue a su peso objetivo. Aunque esto puede parecer una buena idea a corto plazo, es muy poco útil a largo plazo, ya que no crea una rutina o un modo de vida que sea sostenible a largo plazo. Muchas personas se centran en sus objetivos de pérdida de peso y eliminan muchas cosas de su vida, pero en cuanto vuelven a vivir y comer «normalmente», acaban recuperando todo el peso que han perdido. Los cambios que hagas en tu dieta y en tu estilo de vida deben ser compatibles con tu vida social y con la forma en que deseas vivir tu vida a largo plazo.

El resultado final

Aunque puede ser muy beneficioso dedicarse a sus objetivos, centrarse en exceso u obsesionarse con ellos puede ser muy contraproducente. Establecer objetivos poco realistas y difíciles y centrarse en ellos en detrimento de otras áreas de tu vida puede, de hecho, impedirte lograr lo que quieres. En última instancia, el perfeccionismo inútil puede significar que no seas capaz de mantener ningún éxito que consigas a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *