10 consejos para controlar las náuseas

Las náuseas, o sensación de malestar, son un efecto secundario de la semaglutida (también conocido por las marcas Wegovy y Ozempic) que algunas personas pueden experimentar al iniciar el tratamiento. No todas las personas experimentarán efectos secundarios de la semaglutida, y de las que lo hagan, los efectos secundarios serán, en la mayoría de los casos, leves y remitirán en unas pocas semanas.

Sin embargo, si experimentas náuseas, hemos reunido una serie de consejos que pueden ayudarte a aliviar el efecto.

1. Bebe mucha agua

Las náuseas son una sensación desagradable, pero beber agua puede ayudar. Beber agua sola es más suave para el sistema digestivo en comparación con la ingesta de alimentos, lo que significa que la mecanismo que provoca las náuseas de la semaglutida no se pone en marcha. Coma alimentos que contengan mucha agua, como sopas y caldos, ya que también son más suaves para el cuerpo que comer alimentos sólidos.

Es especialmente importante beber agua si las náuseas son graves y te provocan vómitos. En ese caso, bebe sorbos de agua regularmente para evitar la deshidratación.

2. Come alimentos sencillos y suaves

Aunque comer en sí mismo puede provocar náuseas, el cuerpo necesita la energía que le proporcionan los alimentos, y comer los tipos de alimentos adecuados puede aliviar la sensación de náuseas. Intenta comer alimentos suaves y bajos en grasa, como tostadas sin mantequilla, arroz, plátanos y galletas. Estos alimentos son fáciles de digerir para tu estómago, lo que provoca menos efectos secundarios.

Por la misma razón, evita los alimentos pesados, fritos o picantes. Éstos fuerzan más el estómago, aumentando el riesgo de efectos secundarios gastrointestinales.

3. Come comidas más pequeñas

La cantidad de comida que se ingiere puede afectar a la probabilidad de experimentar efectos secundarios. Una comida copiosa, rica en grasas y calorías, supondrá un mayor esfuerzo para el estómago y aumentará el riesgo de náuseas. Evite esto comiendo comidas más pequeñas a lo largo del día. Comer regularmente comidas más pequeñas también reducirá los largos periodos de ayuno. Estos periodos pueden hacer que tengas más hambre y antojos de alimentos poco saludables.

4. Come despacio

Uno de los mecanismos de pérdida de peso de la semaglutida es que ralentiza el vaciado del estómago. Si a eso se le suma el hecho de comer lentamente, el estómago se llenará gradualmente, lo que hará que te sientas lleno más rápido, lo que reduce tanto el apetito como el riesgo de sentirte mal.

5. No te acuestes demasiado pronto después de comer

Acostarse demasiado pronto después de comer puede hacer que los alimentos vuelvan a refluir por el esófago, causando acidez y haciendo que sientas náuseas. Evita esto no comiendo justo antes de acostarte.

Siempre hay que dejar que la comida se digiera antes de hacer algo extenuante también, ya que esto puede causar el mismo efecto que acostarse después de comer.

6. Usa ropa suelta y cómoda

La ropa ceñida y ajustada puede quedar bien, pero también puede ejercer presión sobre el estómago. Esta presión puede provocar el reflujo de alimentos a través del esófago y náuseas. Llevando ropa cómoda que no apriete demasiado el vientre, el estómago puede sentirse libre y relajado.

7. Toma un poco de aire fresco

A veces basta con un olor desagradable para sentirse mal, ya sea el olor de algo que se está cocinando, un perfume fuerte o el cubo de la basura. Sea cual sea el olor desagradable, una brisa de aire fresco calmará tu sentido del olfato, reduciendo la sensación de náuseas.

8. Prueba los remedios de la vieja escuela

Los remedios de la vieja escuela han resistido la prueba del tiempo por una buena razón. El jengibre es una raíz muy popular que a muchos les alivia las náuseas. Puede comerse fresco después de pelarlo o beberse en forma de zumo, o incluso como cerveza de jengibre. El té de menta es otro remedio probado que puede aliviar las náuseas.

9. Tomar medicamentos de venta libre

Si ninguno de los consejos anteriores te ayuda a aliviar la sensación de náuseas, siempre existe la opción de utilizar medicamentos antieméticos (contra las náuseas). Hay una serie de medicamentos de venta libre que podrían ser de ayuda, como los antiácidos y los antihistamínicos.

Los antiácidos actúan neutralizando los ácidos del estómago y se presentan en forma de líquido o de comprimidos masticables. Se cree que los antihistamínicos contrarrestan las náuseas bloqueando las señales que llegan al cerebro y que desencadenan las náuseas y los vómitos. Hay que tener en cuenta que también pueden provocar somnolencia.

10. Hable con su entrenador de salud

Si estás luchando con los efectos secundarios de tu medicación para la pérdida de peso y no estás seguro de qué hacer, asegúrate de ponerte en contacto con tu entrenador de salud que puede guiarte sobre qué medida funciona mejor para ti.

El resultado final

Como ocurre con todos los medicamentos, la semaglutida puede causar efectos secundarios que afectan al sistema gastrointestinal y que pueden provocar náuseas o sensación de malestar. En la mayoría de los casos, esto no durará mucho y puede tratarse fácilmente desde casa. Si le preocupa alguno de los efectos secundarios, asegúrese de ponerse en contacto con su proveedor de atención médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *