¿Cuánto necesita dormir un bebé?

El sueño es de suma importancia para los niños pequeños. En los primeros años de vida, una persona experimenta un enorme desarrollo que afecta al cerebro, al cuerpo, a las emociones y al comportamiento, y sienta las bases para su continuo crecimiento durante la infancia y la adolescencia.

En vista de ello, es normal que los padres quieran asegurarse de que sus hijos, ya sean bebés o niños pequeños, duerman lo que necesitan. Tras convocar a un grupo de expertos para que revisaran las investigaciones existentes, la Fundación Nacional del Sueño (NSF) formuló recomendaciones sobre las necesidades totales de sueño diario según la edad.

Rango de edad Horas de sueño recomendadas
Recién nacido 0-3 meses 14-17 horas
Bebé 4-11 meses 12-15 horas
Niño pequeño 1-2 años 11-14 horas
Preescolar 3-5 años 10-13 horas
En edad escolar 6-13 años 9-11 horas

Estos rangos son para el sueño total, incluyendo la noche y las siestas. Los expertos de la NSF señalaron que se trata de recomendaciones amplias y que una hora más o menos puede ser apropiada para algunos niños. Los padres pueden beneficiarse de utilizar estas directrices como objetivo, reconociendo al mismo tiempo que una cantidad saludable de sueño puede variar entre los niños o de un día a otro.

Como demuestran estas recomendaciones, las necesidades de sueño evolucionan a medida que el niño crece. Hay una serie de factores que pueden influir en la cantidad adecuada de sueño para los bebés y los niños, y conocer estos detalles puede servir a los padres que quieren fomentar un sueño saludable para sus hijos.

¿Cuánto duermen los bebés?

Los bebés pasan la mayor parte del día durmiendo. La cantidad normal de tiempo que duermen los bebés depende de su edad.

Recién nacidos (0-3 meses)

La NSF recomienda que los recién nacidos pasen entre 14 y 17 horas durmiendo cada día. Debido a la necesidad de alimentarse, este sueño suele dividirse en varios periodos más cortos.

Aunque la mayor parte del sueño total se produce por la noche, es raro que los recién nacidos duerman toda la noche sin despertarse. Para acomodar la alimentación, los segmentos de sueño nocturno y las siestas diurnas, los padres suelen trabajar para desarrollar una estructura u horario aproximado para el día del recién nacido.

Los padres deben ser conscientes de que las fluctuaciones en los patrones de sueño de los recién nacidos pueden ocurrir y no indican necesariamente un problema de sueño. Por este motivo, la Asociación Americana de Medicina del Sueño (AASM) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) han optado por no establecer una cantidad de sueño recomendada para los bebés menores de 4 meses.

Bebés (4-11 meses)

Las directrices de la NSF indican que los bebés (de 4 a 11 meses) deben dormir entre 12 y 15 horas al día. Las directrices de la AASM y la AAP, que recomiendan entre 12 y 16 horas en total, siguen de cerca las de la NSF. Es normal que los bebés duerman entre 3 y 4 horas durante el día.

¿Por qué duermen tanto los bebés?

Los bebés pasan más de la mitad de su tiempo durmiendo porque es un periodo de crecimiento importante. El sueño permite que el cerebro se desarrolle, construyendo redes y realizando actividades que facilitan el pensamiento y el aprendizaje, así como la formación del comportamiento. El sueño y la nutrición también permiten que el bebé se desarrolle físicamente, creciendo y adquiriendo mejores habilidades motoras.

¿Es normal que los bebés duerman la siesta?

Es muy común que los bebés se echen la siesta y obtengan una parte significativa de su sueño total durante el día. Los recién nacidos suelen dormir la siesta durante al menos 3-4 horas durante el día, y aunque el tiempo total de siesta disminuye a medida que crecen, lo normal es que los bebés sigan durmiendo la siesta durante 2-3 horas o más cada día.

Esta siesta no sólo es normal, sino también beneficiosa. Las investigaciones han descubierto que las siestas frecuentes permiten a los bebés consolidar recuerdos específicos. Además, las siestas permiten una memoria más generalizada que es importante para el aprendizaje y el desarrollo del cerebro.

¿Cuándo empiezan los bebés a dormir toda la noche?

Para los adultos acostumbrados a dormir entre 7 y 9 horas cada noche sin interrupción, tener un bebé puede ser una experiencia reveladora. Aunque los recién nacidos y los bebés pasan la mayor parte del tiempo dormidos, rara vez duermen toda la noche sin despertarse.

En general, se cree que los bebés empiezan a consolidar su período de sueño nocturno alrededor de los seis meses, lo que hace más probable que duerman toda la noche. Al mismo tiempo, las investigaciones han descubierto que la fecha de este hito puede variar significativamente. En un estudio, un número considerable de bebés de seis y doce meses no dormían ni seis ni ocho horas seguidas por la noche:

Edad Porcentaje que no duerme más de 6 horas seguidas por la noche Porcentaje que no duerme más de 8 horas seguidas por la noche
6 meses 37.6% 57.0%
12 meses 27.9% 43.4%

Aunque los padres suelen preocuparse si su hijo tarda más en empezar a dormir toda la noche, este mismo estudio descubrió que no había impactos detectables en el desarrollo físico o mental del niño si no podía dormir durante estos períodos consecutivos más largos cuando era un bebé.

Con el tiempo, los padres deben esperar que su hijo empiece a dormir durante segmentos más largos por la noche, pero hasta la fecha, no se ha demostrado que la importancia de dormir toda la noche sea más importante para los bebés que el tiempo total de sueño diario.

Dicho esto, hay medidas que los padres pueden tomar para fomentar períodos más largos de sueño consecutivo por la noche, y cualquier preocupación sobre los despertares nocturnos frecuentes debe discutirse con el pediatra más familiarizado con la situación específica del bebé.

¿Cuánto duermen los bebés prematuros?

Los bebés que nacen prematuramente suelen necesitar más horas de sueño que los nacidos a término. No es raro que los bebés prematuros pasen alrededor del 90% de su tiempo durmiendo. La cantidad exacta de sueño de un recién nacido prematuro puede depender de lo prematuro que haya nacido y de su estado de salud general.

En el transcurso de los primeros 12 meses, los patrones de sueño de los prematuros llegan a parecerse a los de los bebés a término, pero mientras tanto, suelen tener más sueño total, más ligero y menos constante en general.

¿Cómo afecta la alimentación al sueño de los bebés?

Existe cierto debate sobre cómo y si el método de alimentación afecta al sueño del bebé. Mientras que algunas investigaciones han encontrado más despertares nocturnos en los bebés que son amamantados, otros estudios han encontrado poca diferencia entre los patrones de sueño de los bebés amamantados y los alimentados con fórmula.

En general, debido a los beneficios documentados para la salud, aparte del sueño, la AAP recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses y luego continuar con la lactancia complementaria durante un año o más. Aunque no está firmemente establecido, hay algunas pruebas de que los bebés que son amamantados pueden tener un mejor sueño durante sus años preescolares.

¿Qué puede hacer si su bebé no duerme lo suficiente?

Los padres que estén preocupados por el sueño de su bebé deberían empezar por hablar con un pediatra. Llevar un diario de sueño para registrar los patrones de sueño de su hijo puede ayudar al médico a determinar si el sueño de su bebé tiene un patrón normal o puede reflejar un posible problema de sueño.

En el caso de los bebés que tienen dificultades para dormir toda la noche, los cambios de comportamiento pueden fomentar sesiones de sueño más largas. Por ejemplo, reducir la velocidad de respuesta a los despertares puede fomentar el autocalentamiento, y retrasar gradualmente la hora de acostarse puede crear más somnolencia que ayude al bebé a permanecer dormido más tiempo.

También puede ser beneficioso mejorar la higiene del sueño creando un horario y una rutina de sueño consistentes y asegurando que el bebé tenga un entorno tranquilo y silencioso para dormir. La higiene del sueño del bebé también debe tener en cuenta importantes medidas de seguridad para prevenir el riesgo de asfixia y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

¿Cuánto duermen los niños?

La cantidad de sueño que deben tener los niños cambia significativamente a medida que crecen. A medida que pasan de los niños pequeños a la edad escolar, su sueño se asemeja cada vez más al de los adultos.

En este proceso, las necesidades de sueño de los niños pequeños disminuyen, lo que se refleja principalmente en una menor cantidad de tiempo de siesta durante el día.

Aunque los niños duermen menos horas que los bebés, el sueño sigue siendo fundamental para su salud y desarrollo general. La falta de sueño suficiente a una edad temprana se ha correlacionado con problemas de peso, salud mental, comportamiento y rendimiento cognitivo.

Niños pequeños (1-2 años)

Se recomienda que los niños pequeños duerman entre 11 y 14 horas diarias. Sus siestas disminuyen en comparación con las de los bebés y suelen suponer unas 1-2 horas de sueño diario. Al principio de este periodo, lo normal es que duerman dos siestas al día, pero no es raro que los niños más mayores sólo duerman una siesta por la tarde.

Preescolar (3-5 años)

Los niños de 3 a 5 años de edad en edad preescolar deben dormir entre 10 y 13 horas al día según las directrices de la NSF y la AASM. Durante esta época, las siestas pueden ser más cortas o el niño puede dejar de dormir la siesta con regularidad.

Edad escolar (6-13 años)

La NSF aconseja que los niños en edad escolar duerman un total de 9-11 horas diarias. La AASM amplía la parte superior del intervalo a 12 horas.

Como la edad escolar incluye un conjunto más amplio de edades, las necesidades individuales de cualquier niño de este grupo pueden variar significativamente. Los niños más pequeños en edad escolar suelen necesitar más horas de sueño que los que están en la escuela media o se acercan a la secundaria.

Cuando los niños en edad escolar comienzan a pasar por la pubertad y entran en la adolescencia, sus patrones de sueño cambian notablemente y pueden dar lugar a distintos desafíos que enfrentan los adolescentes y el sueño.

¿Es normal que los niños se echen la siesta?

Para muchos niños es normal dormir la siesta, especialmente cuando son niños pequeños y en edad preescolar. Durante estos años, dormir la siesta puede seguir aportando beneficios para la memoria y el pensamiento.

Es normal que la siesta desaparezca lentamente durante la primera infancia y que las siestas sean más cortas y menos frecuentes. Esto puede ocurrir de forma natural o como resultado de los horarios de la escuela o de la guardería.

Aunque muchos niños dejan de dormir la siesta alrededor de los cinco años, es importante recordar que las preferencias de siesta pueden ser diferentes para cada niño. En los centros de preescolar con horario de siesta programado, algunos niños se duermen con facilidad, pero otros -hasta un 42,5% en un estudio- sólo se duermen a veces o no se duermen en absoluto.

Algunos niños de más edad pueden seguir inclinándose por la siesta y pueden beneficiarse de ello. En un estudio realizado en China, donde suele ser culturalmente más apropiado hacer la siesta, los niños de 4º a 6º curso que dormían la siesta con frecuencia después de comer mostraron signos de mejor comportamiento, rendimiento académico y felicidad general.

La investigación existente sobre la siesta y el momento óptimo de los episodios de sueño no es concluyente y reconoce que lo que es mejor para un niño puede cambiar con el tiempo y puede no ser lo mejor para otro niño de la misma edad. Por esta razón, los padres, los maestros y los cuidadores de niños pueden fomentar mejor el sueño óptimo de los niños si son flexibles y comprensivos con respecto a las siestas.

¿Qué puede hacer si su hijo no duerme lo suficiente?

Se calcula que el 25% de los niños pequeños tienen problemas de sueño o somnolencia diurna excesiva, y estos problemas pueden afectar también a los niños mayores y a los adolescentes. Aunque la naturaleza de los problemas de sueño varía, los padres deberían hablar con sus hijos sobre el sueño y plantear la cuestión a su pediatra si hay signos de problemas graves o persistentes, incluido el insomnio.

Ayudar a los niños a dormir a menudo comienza con la creación de un entorno de dormitorio que sea tranquilo, silencioso y cómodo. Disponer de un colchón adecuado y minimizar las distracciones, como las de la televisión u otros dispositivos electrónicos, puede facilitar que los niños de cualquier edad duerman de forma constante.

Establecer hábitos de sueño saludables, incluyendo un horario de sueño estable y una rutina antes de acostarse, puede reforzar la importancia de la hora de acostarse y reducir la variabilidad del sueño de una noche a otra. Dar a los niños la oportunidad de gastar su energía durante el día y de relajarse antes de acostarse puede hacer que les resulte más fácil conciliar el sueño y permanecer dormidos durante toda la noche.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.