Regresión del sueño infantil a los 8 meses

Alrededor de los seis meses, muchos bebés dan un gran paso adelante en su sueño, pasando más tiempo dormido y, en muchos casos, durmiendo toda la noche. Pero a los ocho meses, algunos bebés experimentan una nueva ronda de dificultades para dormir que parece contrarrestar sus recientes progresos.

Este bache en el camino hacia el sueño estable suele denominarse regresión del sueño y, aunque normalmente dura poco, puede causar frustración a los padres. Conocer la información sobre las regresiones del sueño a los ocho meses puede ayudar a los padres a saber qué esperar y a fomentar hábitos de sueño saludables para su bebé.

¿Cómo cambia el sueño del bebé hacia los ocho meses?

Durante su primer año, los bebés experimentan cambios significativos en sus patrones de sueño. Después de los primeros meses, los bebés empiezan a tener períodos de sueño más largos y la mayor parte de ese sueño se produce por la noche.

A panel de expertos organizado por la Fundación Nacional del Sueño recomienda que los bebés de ocho meses duerman entre 12 y 15 horas en total al día. Eso suele incluir un par de siestas diurnas, pero muchos bebés también empiezan a dormir toda la noche alrededor de los seis meses.

Dicho esto, no es raro que los niños de ocho meses sigan despertándose durante la noche. Patrones de sueño varían considerablemente entre los bebésPor eso, a los ocho meses, muchos bebés todavía están en proceso de consolidar los períodos de sueño y de dormir durante más tiempo por la noche.

Los cambios en el sueño del bebé no ocurren en el vacío, sino que se producen junto con estos elementos de crecimiento, aprendizaje y desarrollo. En los bebés de ocho meses se observan notables aumentan sus capacidades cognitivas y físicas. Alrededor de esta edad, muchos bebés han empezado a la dentición y puede darse la vuelta, sentarse por sí mismo y gatear. Su conciencia ambiental sigue creciendo y puede empezar a tener reacciones emocionales y apegos más fuertes.

¿Qué causa una regresión del sueño de 8 meses?

Numerosos factores diferentes relacionados con el desarrollo de un niño pueden afectar a su sueño y contribuir a una regresión del sueño de ocho meses. Algunos ejemplos son:

  • La dentición, que puede dar lugar a inquietudes o despertares
  • Desarrollo emocional que puede aumentar la ansiedad por separación
  • Mayor conciencia ambiental que estimula la sobreestimulación
  • Mayor capacidad física que puede provocar inquietud en la cama

El hecho de que haya una multitud de cambios en el desarrollo que ocurren al mismo tiempo hace que sea difícil identificar una sola causa para una regresión del sueño a los ocho meses. Además, los padres pueden estar intentando entrenar el sueño o modificar las rutinas de sueño, y una regresión puede ser parte del proceso de acostumbramiento del bebé a esos ajustes.

¿Todos los bebés tienen una regresión del sueño a los 8 meses?

No todos los bebés experimentan una regresión del sueño a los ocho meses. Los patrones de sueño de los bebés están lejos de ser uniformes, lo que significa que no se desarrollan al mismo ritmo para todos los bebés. En consecuencia, algunos bebés tendrán problemas de sueño alrededor de los ocho meses, mientras que otros de la misma edad pueden tener pocos cambios en su sueño o incluso empezar a dormir mejor.

¿Cuáles son los síntomas de una regresión del sueño a los 8 meses?

Cuando un bebé de ocho meses está experimentando una regresión del sueño, algunos síntomas potenciales incluyen:

  • Más despertares nocturnos
  • Más dificultad para conciliar el sueño inicialmente o después de un despertar nocturno
  • Mayor inquietud, llanto o agitación a la hora de acostarse o durante los despertares
  • Siestas diurnas más largas y menos sueño nocturno

Cada bebé es diferente, y las causas de estos problemas de sueño pueden afectar a su duración. En general, la regresión del sueño a los ocho meses no dura más de unas pocas semanas, especialmente si los padres son capaces de crear y reforzar hábitos de sueño saludables.

Incluso después de que una regresión del sueño haya terminado, no significa un sueño perfecto. Los bebés pueden seguir teniendo problemas de sueño ocasionales o enfrentarse a otras regresiones del sueño a medida que crecen.

¿Cómo pueden los padres afrontar los problemas de sueño de los niños de ocho meses?

El paso más importante que pueden dar los padres para hacer frente a la regresión del sueño de los ocho meses es reflexionar sobre cómo pueden crear hábitos y un entorno que favorezcan un sueño saludable para su bebé. Incluso cuando estrategias para mejorar el sueño del bebé no resuelven inmediatamente una regresión del sueño, pueden facilitar un sueño más saludable en el futuro.

  • Sigue las prácticas de sueño seguro. Siempre que revises las prácticas para dormir, es bueno que te asegures de que están de acuerdo con recomendaciones para un sueño infantil segurocomo reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) manteniendo los objetos blandos fuera de la cuna.
  • Sigue trabajando para conseguir un horario de sueño. Aunque puede verse alterado por una regresión del sueño, intenta normalizar el horario de sueño de tu bebé, incluidas las siestas, en la medida de lo posible.
  • Ten una rutina consistente a la hora de dormir. Prepara a tu bebé para ir a la cama de la misma manera todas las noches para que se acostumbre al proceso de preparación para dormir. Se ha demostrado que una rutina consistente facilitar el sueño y reducir las posibilidades de despertares nocturnos. En este periodo previo a la hora de dormir, asegúrate de que tu bebé está bien alimentado y ha tenido tiempo de relajarse en un entorno reconfortante y sin exceso de estímulos.
  • Haz que tu bebé se duerma en la cama. En lugar de ponerlo en la cuna cuando ya está dormido, ponlo en la cama cuando esté somnoliento para que asocie su cama con quedarse realmente dormido.
  • Reduce las posibles molestias y distracciones. Tu hijo puede dormir mejor si hay silencio y oscuridad a su alrededor, sin cosas que puedan asustarle o distraerle. Las máquinas de ruido blanco pueden ayudar a ahogar el ruido de fondo.
  • Aprovecha el poder de la luz natural. La exposición a la luz natural durante las actividades diurnas puede ayudar a establecer un patrón de sueño y vigilia para tu bebé que se corresponde más estrechamente con el ciclo día-noche, haciendo más probable que duerma toda la noche.

Incluso poniendo en práctica todos estos consejos, tu bebé de ocho meses puede seguir teniendo problemas para dormir. Si se despierta en mitad de la noche, no le atiendas inmediatamente. En su lugar, espera un par de minutos para ver si se tranquiliza por sí mismo y vuelve a dormirse. Si no es así, puedes intentar consolarle tranquilamente (y darle de comer si es necesario) manteniendo las luces bajas y evitando los ruidos fuertes.

Cómo hacer frente a las regresiones del sueño relacionadas con la dentición

Si tu bebé se despierta por el dolor de la dentición, diferentes enfoques pueden ayudar a aliviarlo, incluyendo:

  • Usar un paño frío y húmedo para calmar sus encías
  • Masajear ligeramente sus encías con los dedos (después de lavarse cuidadosamente las manos)
  • Permitir que tu bebé utilice brevemente un juguete para masticar destinado a la dentición de los niños
  • Si lo aprueba el pediatra de tu bebé, darle acetaminofén para el dolor grave de la dentición

Manejo de la ansiedad por separación

Si tu bebé empieza a llorar o a mostrarse irritable cuando te alejas de su cama, puede deberse a la ansiedad por separación, que a menudo comienza o se intensifica alrededor de los ocho meses.

Muchos niños se enfrentan a este problema, y es útil que los padres consuelen a su hijo sin recompensar su llanto. Por esta razón, es mejor evitar sacar al bebé de su cuna cuando llora por ansiedad de separación.

Ejemplos de formas de ayudar a aliviar la ansiedad por separación incluyen:

  • Implementar tramos cortos de separación durante el día para que tu bebé esté más acostumbrado cuando se produzca por la noche
  • Tener un ritual de despedida cálido y estándar que deje a tu bebé reconfortado antes de que te alejes de él
  • Dejar algo cerca de su cuna que pueda ver y que le recuerde a ti

Puede llevar tiempo que tu bebé se acostumbre a no tenerte a su lado, pero superar la ansiedad por la separación y aprender a tranquilizarse por sí mismo puede ser un paso importante para que duerma bien toda la noche.

¿Cuándo deben los padres hablar con el médico sobre los problemas de sueño de los niños de ocho meses?

La mayoría de los retrocesos del sueño son de corta duración, pero si los problemas de sueño de tu bebé se prolongan o parecen empeorar, puedes plantear el problema al pediatra de tu hijo. Su médico puede darle recomendaciones específicas para problemas como la dentición o la ansiedad por separación.

Además, debes ponerte en contacto con el pediatra si detecta otros cambios en su bebé incluyendo:

  • Falta de aumento de peso o de crecimiento
  • Disminución de la alimentación diaria
  • Disminución de la micción o de las deposiciones
  • Respiración dificultosa o anormal durante el sueño

Autocuidado para los padres

Es importante que los padres tengan expectativas razonables sobre el sueño de su bebé. Por mucho que los padres esperen que su hijo duerma toda la noche a los ocho meses, incluso un número importante de niños de 12 meses sigue no duermen seis o más horas seguidas por la noche. Esto no significa que los padres estén haciendo algo mal, y no debes sentirte deprimida ni culparte si tu bebé tiene una regresión del sueño de ocho meses.

Más allá de establecer unas expectativas adecuadas, es importante que los padres piensen y planifiquen cómo pueden satisfacer sus propias necesidades diarias de sueño. El sueño de calidad es vital para la salud general de toda persona, y los padres pueden practicar un mejor autocuidado y cuidado de los niños cuando están recibiendo la cantidad adecuada de descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.